Qué son los antioxidantes. ¿Realmente funcionan?

Un antioxidante es una molécula capaz de retardar o prevenir la oxidación de otras moléculas. ¿Por qué es necesario prevenir la oxidación? Pues básicamente porque las reacciones de oxidación pueden producir radicales libres que dan lugar a reacciones en cadena que dañan las células. Un radical libre es una molécula orgánica o inorgánica que se caracteriza por ser muy inestable y por tanto posee un gran poder reactivo. Los radicales libres en los seres humanos se forman, entre otras cosas, por el contacto con el oxigeno durante la respiración y actúan alterando las membranas celulares y atacando el material genético de las células. En el transcurso de los años, los radicales libres pueden producir una alteración genética en las células, contribuyendo a aumentar el riesgo de cáncer, o bien, disminuyen la funcionalidad de las células reduciendo el número de mitocondrias, algo característico del envejecimiento.
 
Sin embargo los radicales libres no son intrínsecamente malos, de hecho nuestro propio cuerpo los fabrica en cantidades moderadas para luchar contra bacterias o virus. La vida biológica media de un radical libre es de microsegundos, pero tienen la capacidad de reaccionar con todo lo que esté a su alrededor provocando un gran daño a las moléculas y membranas celulares. Los radicales libres producidos por el cuerpo para llevar a cabo determinadas funciones son neutralizados fácilmente por nuestro propio organismo, el problema surge cuando nuestro cuerpo debe soportar un exceso de radicales libres durante años.
 
Los antioxidantes neutralizan a los radicales libres y pueden ser de dos tipos: antioxidantes endógenos y exógenos. Los antioxidantes endógenos son las enzimas que nuestro propio organismo genera para controlar los radicales libres. Los antioxidantes exógenos son los que provienen de la dieta. Por ejemplo entre los alimentos que contienen antioxidantes están el ajo, el arroz integral, el brócoli, el jengibre, el perejil, la cebolla, los tomates o el té entre otros. Los antioxidantes también son utilizados con frecuencia en una gran variedad de suplementos dietéticos bajo la promesa de prevenir diversas enfermedades tales como el cancer, el alzheimer, las enfermedades cardiovasculares e incluso el envejecimiento. Sin embargo aunque algunos estudios han sugerido que efectivamente los antioxidantes son beneficiosos para la salud también hay otros que no han demostrado ninguna ventaja de estas sustancias e incluso unos pocos que afirman que el exceso de antioxidantes puede estar relacionado con un aumento de la mortalidad.
 
En general podríamos decir que una dieta variada nos proporcionará la cantidad necesaria de antioxidantes exógenos que nuestro organismo necesita sin necesidad de recurrir a ningún tipo de ayuda extra, ya que de un tiempo a esta parte los antioxidantes se han puesto de moda y parecen ser la fuente de la eterna juventud. Sin embargo deberíamos de ser precavidos y no abusar de ellos sin saber a ciencia cierta cuales pueden ser sus efectos a largo plazo sobre nuestra salud.

Un comentario sobre “Qué son los antioxidantes. ¿Realmente funcionan?

Los comentarios están cerrados