Lechuga crujiente

Si queremos que a la hora de preparar una ensalada la lechuga no tenga un aspecto mustio y esté más crujiente lo que tendremos que hacer es meterla en un recipiente con agua fría y añadir a este recipiente el zumo de medio limón por cada lechuga.