Pollo broaster

Ingredientes para cuatro personas

  • 4 muslos de pollo
  • 6 cucharadas de almidon de patata (fécula)
  • 2 tazas de agua
  • Media taza de harina de trigo
  • Media taza de maicena
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite de oliva

Elaboración

En esta receta vamos a ver cómo cocinar un pollo broaster, lo que queremos conseguir es que nuestras piezas de pollo queden crujientes por fuera y tiernas por dentro, al final su aspecto será similar al pollo que venden en lugares como KFC por ejemplo. Veamos los pasos necesarios para elaborar esta receta:

En primer lugar diluimos las seis cucharadas de almidon de patata en dos tazas de agua, para diluirlo bien habrá que remover con una cuchara para evitar que se formen grumos. Después introducimos los muslos de pollo en el agua con almidon de patata y nos aseguramos de que se humedezcan bien.

Mientras las piezas de pollo se humedecen mezclaremos en un bol la harina de trigo, la maicena, la sal y la pimienta. Es importante que estos cuatro ingredientes se mezclen bien.

A continuación introduciremos las piezas de pollo en la mezcla anterior asegurándonos de que queden bien recubiertas por todas partes. Una vez hecho esto nuestras tendremos el pollo listo para freír.

Por último pondremos a calentar el aceite de oliva y cuando esté bien caliente freiremos las piezas de pollo. La cantidad recomendada de aceite que usaremos para freír será la necesaria para cubrir las piezas de pollo, de esta forma se freirán de forma homogénea por todas partes. Deberemos freír los muslos de pollo durante unos 15 minutos aproximadamente y es buena idea que cada cierto tiempo les demos la vuelta para que se frían bien por todos los lados.

Nota importante: El almidon de patata, también llamado fécula, puede comprarse en comercios como Carrefour o Alcampo. En nuestro caso concreto se dio la circunstancia de que en ninguno de estos comercios lo tenían, por lo que al final lo conseguimos en un herbolario. Así es que ya sabéis, si tenéis dificultades para conseguir el almidon de patata acercaros al herbolario más cercano y seguramente allí lo podréis comprar. Ah! El almidon de patata tiene diversos nombres dependiendo del país, por ejemplo en Perú lo conocen como chuño.